Descargar gratis AFTERPOP: LA LITERATURA DE LA IMPLOSION MEDIATICA 2013 en español

AFTERPOP: LA LITERATURA DE LA IMPLOSION MEDIATICA eloy-fernandez-porta
Titulo
AFTERPOP: LA LITERATURA DE LA IMPLOSION MEDIATICA
Idioma
Castellano / Español
Categoria
Filología
Editorial
Editorial Anagrama
Paginas
189
ISBN
8433973886
Comentarios
2
Fecha
Etiquetas
Filología, Estudios literarios, Géneros literarios
Descarga gratis aquí

Resumen y Descripción

De todos los escritores preocupados por entender el mundo contemporáneo, Eloy Fernández Porta es el mejor capaz de leer nuestra sociedad en su totalidad; en una demostración de energía hilarante e imaginación imparcial, su visión panorámica revela vínculos implícitos entre manifestaciones culturales aparentemente dispares. J.G. Ballard, la cultura independiente, la hostórica de vanguardia, David Foster Wallace, la música electrónica, W.S. Burroughs, John Zorn, las películas de Cronenberg, Haneke y Solondz, el videoarte, Disney, la escena underground, el thrash metal, la drogadicción, la publicidad, Roy Lichtenstein, Julián Ríos y Vila-Matas, entre otros, están llamados a poner de relieve las razones ocultas que explican la división entre la cultura de masas y la alta cultura. Lo que a menudo se llama una "novela seria" es en realidad un producto de la amapola; lo que a menudo se describe como una "nueva narrativa influenciada por lo audiovisual" es la verdadera cultura crítica de nuestro tiempo. Esta premisa, recogida en la sorprendente introducción, apoya las perversiones teóricas de Afterpop: leer camisetas como si fueran novelas, interpretar cuentos como anuncios publicitarios, combinar la crítica literaria con la crítica musical y el manifiesto con los dibujos animados. Literatura con pop, pop, contra él, contra él, contra él y después de su fin: desde el postmodernismo hasta el pop de vanguardia, pasando por el movimiento cyberpunk, aquí tenemos un viaje original y devastador a través de los paisajes creativos de la implosión mediática.

Información sobre el autor y escritor

ELOY FERNANDEZ PORTA

Eloy Fernández Porta (Barcelona, 1974), profesor de nuevos campos literarios en la Universidad Pompeu Fabra, colabora con Culturas, salonKritik y, con Agustín Fernández Mallo, en el dúo Afterpop Fernández&Fernández. Ha publicado los libros de relatos Los minutos de la basura (Montesinos, 1997) y Caras B (Debate, 2001), la antología Golpes (DVD, 2004, con Vicente Muñoz Álvarez) y los ensayos Afterpop (Berenice, 2007; Anagrama, 2010) y Homo Sampler (Anagrama, 2008). Afterpop, "el ensayo más innovador de 2007" (Pablo Muñoz, Barcelona Metrópolis), fue elegido Ensayo del Año por Quimera y seleccionado por Go entre los libros del año. Homo Sampler, aclamado como "un escrito que nos obliga a redefinir lo que entendemos por la teoría de la contemporaneidad" (Cristian Palazzi, Càtedra Ethos), ha sido incluido en la lista de libros de la década por la revista francesa Fric Frac Club y por el sitio web argentino LDF Lounge.
ELOY FERNANDEZ PORTA

Críticas de los lectores

El ensayo me ofreció una visión general de la narrativa postmoderna en la que el texto literario se exalta como un posible medio conciliador entre el consumo de masas y lo que se llama (quizás mal) alta cultura. En resumen, creo que es un libro que puede considerarse como un punto de referencia (muchos y variados) para los estudios literarios y culturales. Aunque fue publicado hace unos años (y a pesar de la dinámica volátil del consumo actual), no parece haber perdido su validez, pero me atrevería a proponerlo como referencia clave para el estudio de temas y campos que no cubre en sus páginas. Así que dejo este guiño a los investigadores de casos independientes, por difícil que parezca, el libro no ha sido capaz de cubrir (o profundizar) todos ellos.
He pasado por momentos difíciles, pero lo he conseguido. Acabo de terminar Afterpop, un ensayo sobre la literatura de la implosión mediática (como dice el subtítulo). Es una obra interesante sobre esta literatura, que parte principalmente de los Estados Unidos a mediados del siglo XX y se inspira en el espacio original que formó la sociedad donde reinaba la publicidad, el consumo, la nueva cultura de los medios audiovisuales y la comunicación como la televisión y el cine. Lógicamente, todos estos nuevos condicionantes han influido en la forma en que vemos y escribimos sobre la realidad; algo normal que ha sucedido con el tiempo y a medida que las situaciones han ido cambiando. Así, lo que antes se consideraba insignificante comenzó a ser tratado de forma estética, aportando grandes dosis de inteligencia e influyendo, o por esa misma razón, en la ausencia de prejuicios a la hora de escribir. El vocabulario se afloja, se agiliza, hasta el punto de que la escritura automática, que tiene sus raíces en el surrealismo, mezcla conceptos, lugares, personajes para que el lector forme este rompecabezas con el que se encuentra; así, el propio lector es considerado como alguien capaz de criticar lo que lee; otra cosa que logra esta literatura es eliminar las barreras entre la cultura elitista, considerada depositaria del verdadero arte y la cultura popular, entendida hasta entonces como empobrecedora. Eloy Fernández Porta, autor del libro, divide a los lectores entre apocalíptico (elitista) e integrado (popular), para él, el lector forma una masa global con la que intenta armonizarse, ya que la trascendencia del discurso es cada vez menor... Pero, ¿qué significa realmente afterpop? Fernández Porta nos da las llaves. Es aquel cuyas referencias nominales son sólo alusiones concretas, y no la orientación real del texto. Su tema es más íntimo. El autor muestra una conciencia integrada aunque educado, porque analiza sus referencias, por lo que tiene una posición ambigua. El consumismo es el que prevalece ya que promulga el carácter obligatorio del goce continuo; pero en el pop pop posterior, es complicado separar la realidad de la ficción por el uso constante de la ironía, el sarcasmo. Afterpop se presenta como ambiguo cuando el capitalismo emocional puede derivar hacia una profunda intimidad en el contenido o, irónicamente, hacia el reconocimiento social a expensas de la complejidad de los sentimientos. La literatura está abierta a la crítica musical porque "asume que la creación se explica a través de escenas, sensibilidades simultáneas e ideas compartidas que son históricas, y no sólo desde una supuesta relación del autor en absoluta soledad con el pasado más o menos lejano". La mezcla de lugares, sentimientos superpuestos, personajes que aparecen y desaparecen acerca la literatura cinematográfica, o más precisamente a la interpretación que el saxofonista Zorn hace del cine como "fuente de imágenes y motivo de desmantelamiento". El postmodernismo escribe o crea como artista pop pero crítico "realismo capitalista consciente y responsable". Si la pintura o la música tienden a expresarse como núcleo de sí mismas, existe en la literatura un movimiento centrípeto que se identifica con la función metalúrgica y estética, la onomatopeya, las interjecciones o los recursos literarios; el último modelo de literatura es aquel en el que la tecnología y los medios de comunicación coexisten, por lo que la historia está inundada de nuevas emociones y sensibilidades, el mundo es nuevo y sus experiencias deben ser descritas por las nuevas tecnologías. Probablemente en la literatura, lo que ha dado el giro más espectacular es la historia. Este subgénero había sagrado la casa, la familia, los pequeños lugares comunitarios que han sido modificados por otra noción superada, que hoy predomina, de lo que es una casa o una familia, y en la que la tecnología tiene mucho que ver; cuando estos lugares comunes se modifican, los problemas, los temas, ya no son los mismos, han cambiado radicalmente y la forma en que se muestran, con personificaciones de objetos, con la reificación de las personas también. El hiperrealismo entra en la historia proponiendo la tecnología como una liberación de los instintos emocionales y sexuales, pero es precisamente esta tecnología la que priva al narrador de la subjetividad, de la intimidad, dejándolo como un absoluto omnisciente o simplemente escapando del narrador o confundiendo al lector sobre quién cuenta; este caos formal pretende ser un reflejo de lo que hace el narrador.

Información de la editorial

Editorial Anagrama

Anagrama, editorial independiente fundada en 1969, ha publicado más de 3.500 títulos. Como constante a lo largo de estas cuatro décadas, cabe destacar: la búsqueda de nuevas voces -es decir, el compromiso con los posibles clásicos del futuro- tanto en la narrativa como en el ensayo; el rescate de aquellos clásicos irrastreables del siglo XX y la exploración en torno a los debates políticos, morales y culturales más significativos de nuestro tiempo.
ELOY FERNANDEZ PORTA